No ha podido ser. La selección española femenina de waterpolo cae en semifinales ante Estados Unidos y no disputará la final del Mundial de Doha (11-9). El equipo de Miki Oca había hecho una primera fase inmaculada, -victorias ante China (18-5), Grecia (16-8), Francia (14-7) y Canadá (12-9)- pero nada pudieron hacer ante las estadounidenses, que dominaron a placer en una derrota dolorosa en la que España concedió en defensa y no estuvo inspirada en ataque.

Sonaron los himnos en la piscina de Doha, en la que las españolas buscaban repetir presencia en la final tras perder en la de 2023 contra Países Bajos en los penaltis. El primer sprint caía del lado de Estados Unidos, presagio de lo que vendría después: Madeline Musselman abrió el marcador para el combinado de Adam Krikorian. Tres ataques, tres goles de las estadounidenses. Lo intentaba el equipo de Miki Oca, pero siempre se encontró en frente a una implacable Ashleigh Johnson, para muchos la mejor portera del mundo. Un gol de la catalana Elena Ruiz, la única esperanza de un combinado español que fallaba en defensa, concedía demasiadas superioridades y desaprovechaba las suyas. Las malas noticias se acumulaban para las españolas, con la segunda expulsión de Anni Espar en el primer cuarto.

“Estados Unidos es un rival muy potente, un equipo que encaja muy pocos goles, con una defensa muy férrea, muy sólida y una salida muy potente a la contra. Es un equipo muy completo”, avisó Oca antes del partido. Lo leyó a la perfección, pese a que España salió en el segundo cuarto decidida a reducir distancias con las estadounidenses. Y lo consiguieron. Pili Peña, Isabel Piralkova y un gran gol de una Nona Pérez confiada, pusieron el empate en el marcador (4-4). No hubo tregua. España parecía haber parado el golpe, pero las estadounidenses volvieron a ponerse por delante con un gran lanzamiento lejano de Flynn. El combinado de Miki Oca, pese a crecer en el segundo cuarto, nunca llegó a estar por delante. Dudas y más dudas que solo llevaron a que Estados Unidos pusiese el sexto en el marcador. El sueño de luchar por el oro se escapaba.

No brillaron Judith Forca y Paula Crespí, las máximas goleadoras de España en este Mundial de Doha -con 8 goles cada una-, que no lograron anotar en semifinales. Nada cambió en el tercer cuarto, ante un Estados Unidos siempre tranquilo cada vez abriendo más la distancia en el marcador -aprovecharon 8 de sus 13 superioridades-. Elena Ruiz, decidida a echarse el equipo a la espalda, supuso el mayor rayo de luz español: dos goles en el tercer cuarto, cuando las españolas ya parecían sentenciadas. España se mantenía viva en el partido a duras penas y con cada vez menos esperanza, convencidas, quizá, de que nada se podía hacer contra Estados Unidos, la gran favorita del torneo.

Solo valían las heroicidades, que no existieron en la piscina del Aspire Dome de Doha. Remataron las estadounidenses, con otro gol de Musselman imposible para Martina Tarré (11-7). Isabel Piralkova anotó el último gol español -triplete para ella, que se estrena en el marcador de esta competición-, cuando ya nada servía. Se confirma así la caída esperada (11-9), aunque dolorosa, de la selección española, que no podrá repetir ni tan siquiera las platas conseguidas en los Mundiales de 2017, 2019, los Juegos de 2021, el Mundial de 2023 o el Europeo, hace poco más de un mes. España competirá por el bronce -única medalla que le falta en su casillero mundialista, tras un oro y tres platas- con la ganadora del Hungría-Grecia, el próximo viernes a las 9.30 horas.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.