El primer día del tercer año desde la invasión a gran escala de Rusia en Ucrania, el presidente Volodímir Zelenski se ha referido por primera vez al número de soldados de su país fallecidos en el conflicto. El líder ucranio ha admitido este domingo que los muertos en su bando ascienden a 31.000, sin querer aportar la cifra de heridos para no dar pistas a Moscú sobre los efectivos que mantiene en el frente. Sí ha hecho público el número de bajas que, según su Gobierno, su ejército ha provocado al enemigo: 500.000, de las que 180.000 serían fallecidos. También ha admitido que Ucrania, a la defensiva tras su fallida contraofensiva y falta de munición, se encuentra “en el momento más difícil”.

La ratio de muertes por cada bando ofrecida por el presidente ucranio —cinco militares rusos muertos por cada uno de Ucrania— es muy superior a la ofrecida por Estados Unidos el pasado verano, en plena contraofensiva de Kiev. También las cifras totales. Funcionarios estadounidenses aseguraron el pasado agosto que los muertos del lado ruso alcanzaban en ese momento la cifra de 120.000, y entre 170.000 y 180.000 la de heridos, mientras que Ucrania habría perdido 70.000 (entre 100.000 y 120.000 heridos), es decir, que los soldados caídos rusos, pese a ser muy superiores a los ucranios, ni siquiera alcanzaban el doble, según publicó The New York Times.

Ucrania cuenta con alrededor de 500.000 efectivos en su ejército, mientras que Rusia casi triplica esa cifra, con 1,3 millones de hombres. Zelenski no ha explicado cómo su Gobierno ha contabilizado sus muertos, pero lo más probable es que se trate de muertes confirmadas en las que se ha podido recuperar el cadáver. La oficina del Ejecutivo de Kiev que se encarga de los prisioneros de guerra aseguró el pasado 24 de enero que hay “decenas de miles” de soldados desaparecidos, según su responsable Yuri Taraniuk.

El pasado 19 de febrero, el medio independiente ruso Mediazona, en colaboración con la BBC, dio su propia estimación de muertos confirmados rusos en Ucrania, que cifró en 44.654 militares. La investigación para llegar a ese número se basó en fuentes públicas como obituarios, comentarios de familiares en redes sociales, noticias publicadas en los medios regionales e informaciones procedentes de autoridades locales. La cifra tampoco cuenta las decenas de miles de efectivos cuyos cadáveres hayan podido quedar abandonados en el campo de batalla y que se consideran desaparecidos.

El presidente Zelenski interviene en la conferencia ‘Ucrania. Año 2024’, este domingo en Kiev. VALENTYN OGIRENKO (REUTERS)

El presidente ucranio, visiblemente cansado, ofreció estos datos en una conferencia de prensa tras el Fórum Ucrania 2024, un evento diseñado por Kiev para insuflar optimismo a una sociedad que empieza a mostrar signos de fatiga con un frente estancado y con su ejército en retroceso debido a la falta de munición y de rotaciones. Su segundo contribuyente financiero y de armamento tras la UE, Estados Unidos, mantiene bloqueado un paquete de ayuda de 56.000 millones de euros en la Cámara de Representantes, con una mayoría republicana favorable a Donald Trump, el más que posible candidato de ese partido a la Casa Blanca, favorito en las encuestas, y cuya posición respecto a la asistencia al Gobierno de Zelenski es una incógnita.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_