La vivienda pierde compradores por octavo mes consecutivo y en septiembre lo hizo con especial virulencia: las transacciones inmobiliarias registraron un descenso del 23,7% con respecto al mismo mes del año pasado. Es el mayor retroceso desde junio de 2020, es decir, en pleno estado de alarma por la pandemia, con los movimientos de la población restringidos y las operaciones de compraventa limitadas, pospuestas o canceladas. En el noveno mes del año cambiaron de manos 44.086 casas, el menor volumen para un mes de septiembre desde 2020, según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Si se compara con agosto, las transacciones se desplomaron un 10,5%.

En lo que va de año (hasta septiembre, último dato del INE), se han vendido 457.424 viviendas, con un descenso del 8,5% interanual. Los datos apuntan a que el mercado cerrará 2023 con un menor número de casas comercializadas que en 2022, pero los expertos confían en que se podrían superar las 550.000 unidades.

La vivienda agudiza su hundimiento a causa de la subida de tipos de interés llevada a cabo por el Banco Central Europeo (BCE), que en octubre los mantuvo en el 4,5% tras varias subidas consecutivas para tratar de controlar la crecida inflacionista. El portal inmobiliario Fotocasa calcula que el 60% de compradores ya se han visto afectados por el encarecimiento del dinero más abrupto desde que hay registros. Y que algo más de uno de cada cuatro se ha visto obligado a paralizar el proceso de adquisición de casa.

Las hipotecas fijas y variables —el Euríbor se colocó en el 4,16% en octubre— más caras y unos precios que se resisten a bajar de forma significativa han cortado las alas a un mercado que está transitando hacia un nuevo ciclo, tras haber superado en 2022 todos los récord: se vendieron 650.000 casas, lo nunca visto en 15 años.

Por esto último, los portales inmobiliarios ponen en contexto el retroceso. “Lo abultado de los descensos viene provocado también por el efecto escalón que supone compararse con un año de tantísima actividad como fue 2022. Por poner el número de operaciones en contexto, en los tres primeros trimestres de este año se han vendido un 19% más viviendas que en el mismo periodo de 2019″, indica Francisco Iñareta, portavoz de Idealista. María Matos, directora de Estudios de Fotocasa, añade: “Lo que está sucediendo no es un parón en el mercado, sino una tendencia de acomodación a la nueva situación económica de escalada de tipos”.

Aun así, ninguna comunidad autónoma se salvó de los registros negativos en septiembre, aunque una destacó por encima del resto. En Canarias, una de las regiones donde más compran los extranjeros, las transacciones se desplomaron un 40,1% en un año. En esa lista de las comunidades con peores comportamientos también están Extremadura (32,2%) y Aragón (31,1%), Cataluña (28,8), Baleares (27,2%), Andalucía (26,6%), País Vasco (25,6%) y Madrid (23,8%). Mucho menos acusadas fueron los retrocesos en Castilla-La Mancha (7,7%), Castilla y León (12,3%) y Asturias (13,9%).

Nueva y usada

Uno de los datos más relevantes de la estadística del INE es el de compraventa de viviendas nuevas, una métrica que registró un descenso interanual del 19,7% y que cerró septiembre con 8.178 operaciones, un 13,2% menos que en agosto. En este caso, la caída se justifica tanto por el encarecimiento de la financiación como por la escasez de viviendas en venta.

Solo el 18,6% de las casas transmitidas por compraventa en septiembre fueron de obra nueva. “A pesar del auge sin precedentes que vive esta tipología desde el estallido de la pandemia, es la que más sufre al adaptarse a los nuevos tipos de interés, ya que el encarecimiento hipotecario sumado al mayor precio de la vivienda nueva en comparación con la segunda mano, hace que un volumen significativo de compradores desechen la opción de obra nueva”, dice Matos.

Las transacciones de vivienda usada —las más numerosas en el mercado al representar más del 81,4%% de las operaciones— bajaron un 24,5%, con 35.908 ventas. Por su parte, las operaciones de viviendas protegidas, que están en mínimos en todo el país, cayeron en el noveno mes del año un 25,3%.

La estadística del INE también incluye el número de fincas (viviendas, solares, garajes…) transmitidas inscritas en los registros de la propiedad en el mes de septiembre. Fueron 153.247, un 13,2% menos que en el mismo mes de 2022.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO