En la política estadounidense, hay un pequeño grupo de líderes que son, tomando prestado un término de Hollywood, creadores de éxito. Todo lo que tocan parece convertirse en oro.

Quizás no haya mejor ejemplo de esto en la política demócrata que Rahm Emanuel. Para aquellos que necesitan un repaso, Rahm es un exasesor de Bill Clinton, se convirtió en congresista de Illinois, presidente de la DCCC, se convirtió en jefe de personal de Barack Obama, se convirtió en alcalde de Chicago… y actualmente es el embajador de Joe Biden en Japón.