En la última semana de campaña es un clásico encontrarse titulares sobre como tal o cual candidato se lanza a buscar el voto de los indecisos. Es en este caladero de votos donde muchas veces se ganan o se piden las elecciones. In estos comicios no está siendo distinto, aunque los datos apuntan a que hay un número menor al habitual de electores dudosos. La principal diferencia, no obstante, es que estos concentrándose principalmente en la izquierdalo que ha desencadenado una batalla entre pedro sanchez allá yolanda diaz for a traer unas papeletas que podrían resultar claves para que el PSOE se haga con la primera posición o Sumar logre ser tercera, por delante de la extrema derecha de Vox.

Según la última encuesta del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) for Prensa Ibérica antes del 23-J, los votantes de PP y Vox son los más fieles de todo el arco parlamentario y más del 70% revalidarán el voto que depositaron en la urna en 2019. Sin embargo, entre los electores de PSOE y Sumar hay más dudas. El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CEI) señala que, al comienzo de la campaña electoral, uno de cada tres indecisos optó hace cuatro años por votar a los socialistas oa alguno de los partidos qu’ahora conforman el proyecto de la vicepresidenta segunda del Gobierno.

Los datos contrastan con esa lealtad de los votantes de las dos principales fuerzas de la derecha. tomar el sol solo el 10% de los votantes apoya a PP o Vox Hace cuatro años. Otro 10% de los indecisos se concentraron ahora en aquellos que apostaron por una de las tres fuerzas independentistas catalanas: ERC, JxCat o la CUP.

El camino de los autónomos

Aun así, los datos de indecisos de este proceso electoral son menores a los habitales. Segun el CIS roundan el 12,5% del electorado, mientras que sólo será habitual que se sitúe en el par al 30%. Por ejemplo, tras los comicios municipales y autonómicos del 28-M, la institución dirigida por José Félix Tezanos publicó un barómetro en el que el 25% de los encuestados asegúrese de que su voto para las autonómicas lo decidió en la última semana. De este colectivo, el 47% había optado por PSOE o los partidos de Sumar en 2019 y tan solo el 12,9% por el PP o Vox.

La celebración de las elecciones generales en plenas negociaciones entre los populares y la extrema derecha para conformar gobiernos autonómicos parecen haber reducir dudas en el espectro progresista, aunque no del todo. Con esta premisa sobre la mesa, Sánchez y Díaz se han lanzado estos días para vindicarse respectivamente como voto útil para evitar un escenario hipotético en el que Alberto Núñez Feijoo pactar con los ultras para gobernar.

Ser el voto útil

El pasado sábado, en un acto en Barcelona, ​​el líder de los socialistas ya se irigió a esos indecisos para pedirles un»esfuerzo«bajo la amenaza de que PP y Vox quieren derogar todas las leyes sociales impulsivas estos últimos años.»Nuestro futuro jugamos«, sentencia. El PSOE, con más de un 18% de los que le votaron en 2019 en duda según la encuesta del GESOP, se la juega en cerca de una veintena de provincias -aquellas que reparten tres o cuatro diputados- donde tradicionalmente el reparto de escaños ha favorecido a socialistas y populares.

noticias relacionadas

«Si Sumar no está fuerte o no tiene un respaldo mayoritario no habrá Gobierno progresista», fueron las palabras que extrajo Díaz el pasado lunes en un acto en Pamplona para intentar atraer ese voto indeciso. Con batalla práctica perdido en las provincias pero pequeñas, Sumar debe lograr ser tercera fuerza en aquellos territorios que reparten cinco, seis, siete u ocho escaños. Desde la formación han difundido un mapa en las redes sociales con las provincias concretas en las que, según apuntan, Sumar podría arrebatar los últimos escaños a PP y Vox.

Las apelaciones al voto útil también están presentes en los discursos de Feijóo, aunque por diferentes razones. Apenas hay votantes indecisos en el espacio de la derecha, pero el líder del PP está intentando atraer a aquellos electores que optan por Vox alegando la necesidad de obtener una mayoría absoluta que evite que el PSOE y Sumar revaliden el Gobierno.