En nuestro sitio web, utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Una cookie es un archivo de texto pequeño que se almacena en tu ordenador o dispositivo móvil cuando visitas nuestro sitio. Estas cookies nos permiten recordar tus preferencias y ofrecerte una experiencia personalizada, adaptada a tus necesidades y gustos.

Los trabajadores de los grandes almacenes de Amazon desconvocan la huelga, pero la mantienen los de última milla | Economía

Este viernes 24 de noviembre fue uno de los días grandes del comercio electrónico, el Black Friday. Coincidiendo con esa fecha, los trabajadores de Amazon en España convocaron paros de una hora por turno para el lunes 27 y el martes 28, cuando se tramita mucho de los comprado el viernes anterior. Lo hacían para protestar por la “insuficiente protección de la salud laboral que sufre la plantilla y los salarios que no reconocen las responsabilidades y exigencias que marca la empresa”, decía CC OO en un comunicado. La amenaza ha servido para que la mayor parte de la plantilla (la que trabaja en grandes centros logísticos con miles de empleados, como el de San Fernando de Henares en Madrid) consiga un acuerdo satisfactorio, pero hay una porción importante (pequeños almacenes de última milla, el último paso antes de la entrega del paquete) para la que se mantiene el paro. El sindicato explica que la primera división emplea a unos 15.000 trabajadores y la segunda, la que sigue adelante con la huelga, a unos 5.000.

Tras el comunicado de CC OO, Amazon ha emitido valorado positivamente el acuerdo parcial: “Estamos orgullosos de los salarios, los beneficios y las condiciones de trabajo seguras que ya brindamos a nuestros equipos en España, y de su gran trabajo para servir a nuestros clientes”. Asimismo, la empresa indica que el paro de una hora por turno en los centros de trabajo de última milla no afectará a la cadena: “La inmensa mayoría de nuestros equipos continúan trabajando con normalidad y no habrá ningún impacto para nuestros clientes”.

Douglas Harper, portavoz de CC OO en Amazon, dice que no han conseguido que la empresa discuta sobre salarios. “Se ha optado por sacar este asunto fuera de esta negociación, ya que la empresa no accede de ninguna de las maneras a negociarlos con la representación sindical y, por tanto, este asunto queda sin resolver y fuera del compromiso de paz social”, indica el sindicato en un comunicado, en el que también relata lo que sí han logrado pactar con la compañía para que los trabajadores de Amazon Spain Fulfillment (los grandes centros logísticos) no paren el lunes y el martes.

El gigante tecnológico acepta lo siguiente: “La puesta en marcha de un nuevo procedimiento de gestión de accidentes de trabajo que será negociado en los comités de Seguridad y Salud de los distintos centros de trabajo; el compromiso de puesta de medios y recursos para mejora del soporte y respuesta del servicio de gestión de nóminas; una serie de medidas a implementar en aras de reducir las incidencias en nóminas, también, a través reuniones mensuales con la representación legal de las personas trabajadoras; un proceso extraordinario para poder dar solución a los casos graves de incidencia de nómina con pronto pago a cinco días laborables”.

Harper explica que estas mejoras no satisfacen lo suficiente a los empleados de Amazon Road Transport Spain, los de última milla. “Las condiciones de partida son mucho peores, con mucho empleo parcial, entre otros muchos problemas”, explica el sindicalista. En esta división hay representación sindical solo en seis de los 25 centros de trabajo, frente a los 11 sobre 14 en los grandes almacenes. En los centros de trabajo pequeños se mantiene la convocatoria de paros en la última hora de cada turno el 27 y el 28 de noviembre. “Tengo serias dudas de que la empresa vaya a cambiar su postura. El paro es un toque de atención”, finaliza el representante de CC OO en Amazon.

Amazon defiende su modelo “moderno y seguro”

Al convocar los paros, el sindicato explicaba en su comunicado haber comprobado, junto a la Inspección del Trabajo, que “el sistema de gestión de accidentes e incidentes implantado por Amazon está ocultando posibles fallos en las medidas de seguridad”. “La consecuencia directa es la no aplicación de las medidas de prevención necesarias: si no se reconoce el problema, no se le puede poner solución, así de sencillo y así de grave”, añadía.

Por su parte, desde Amazon defendieron entonces que sus empleados trabajan en un entorno “moderno y seguro” y que sus salarios son “competitivos”, de “al menos 1.400 euros al mes y con oportunidades para crecer y desarrollar sus carreras”, según informa EFE. Además, considera que “los empleados y sus familias tienen beneficios integrales, incluidos seguros médicos y de vida privados, comidas remuneradas, permiso de paternidad pagada extendida y descuento para empleados, por nombrar algunos”.

La compañía cuenta con 11 sindicatos, entre los que CC OO se sitúa como el mayoritario, con un 44% de la representación, seguido por UGT y CGT, explica EFE. Todos los sindicatos coinciden en pedir a Amazon cambios en el ámbito de los derechos laborales, sobre todo en aquellos relacionados con la protección de la salud, la conciliación, la confección de las nóminas o la perfección de salarios no correspondidos con la actividad desarrollada.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

By Henry Valdivia

Puede interesarte