Los siete condenados por asesinatos de ETA que iban en las listas de EH Bildu han renunciado a ser concejales en el caso de ser elegidos el próximo 28 de mayo y han anunciado que «no tomarán el cargo para contribuir a la convivencia y la paz«.

Estos siete exmiembros de ETA han remitido un conjunto de texto al portal Naiz en el que explican que «retiran así sus candidaturas, en la medida de lo posible«, es que esto se encuentran «totalmente oficializadas».

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) denuncia que 44 miembros de las candidaturas de EH Bildu en Euskadi y Navarra habían sido condenados por pérdida y colaboración con ETAentre ellos estos siete por asesinato, que renuncian ahora a ir en las listas.

Esta denuncia ha marcado toda la campaña electoral y ha sido rechazada por el resto de partidos con críticas directas del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y del lehendakari, Iñigo Urkullu.

«No añada más padecimiento al ya existido»

Los siete candidatos, condenados por la Audiencia Nacional por asesinatos de ETA cometidos entre 1978 y 2001, explican que con esta decisión se quieren dirigir «en primer lugar a las victimas de ETA y, en general, a todas las personas que han sufrido en este conflicto» para que sus palabras o acciones no añadan «jamás el más mínimo padecimiento al ya ocurrido».

«Queremos resaltar que desde el inicio participamos en el cambio de estrategia de la izquierda abertzale producido hace ya más de una década, y que asumimos su apuesta unequívoca por vías exclusivamente políticas y democráticas«, recalcan los siete condenados por asesinatos de ETA, qu’aclaran también que no está en su ánimo «ocultar el pasado».

Aseguran que creen «necesarios los ejercicios de memoria sinceros, constructivos y completos». «No tampoco queremos un futuro sin pasado, pero podemos dar por buena la actuación de aquellos sectores reaccionarios que quieren condenar a nuestro país a un pasado sin futuro», matizan.

En su opinión, «resulta bastante obvio que en los últimos días se han impuesto los intereses partidistas y electoralistas que poco o nada tienen que ver con la construcción de la convivencia y la paz, y que el objectivo de la polémica no es otro que el de dañar a EH Bildu, al haber logrado ser un ineludible referente y la principal fuerza transformadora».

Aluden a la ‘gran polvareda politica y medios«que suprimió la inclusión en las listas de EH Bildu de los 44 condenados por pertenencia y colaboración con la organización terrorista.

«Condenados bajo la estratagema de ‘todo es ETA'»

No obstant, matiza que «la mayoría» de ellos fueron «condenados bajo la estratagia de ‘todo es ETA’ que persiguió -dicen- actividades estrictamente políticas y que condujo a la conculcación de derechos civiles y políticos de muchos ciudadanos».

«Nuestros casos concretos han sido más destacados por los hechos por los que fuimos condenados. No vamos a negar ahora nuestra militancia del pasado ni la responsabilidad que asumimos con ello«, agregado.

Entre los siete aspirantes con delitos de sangre y en los primeros puestos de las candidatureuras, figuran los condenados por asesinato Juan Carlos Arriaga Martínez, número 3 en la de Berrioplano, así como Begoña Uzkudun Etxenagusia, tercera en la de Erregil.

noticias relacionadas

Asier Uribarri Benito, condenado como cómplice en el asesinato de un guardia civil, ocupaba el puesto 4 para Maruri-Jatabe; Agustín Muiños Dias, número 6 en Legutiano, fue sentenciado por el asesinato en 1983 de José Antonio Julián Bayano y Juan Ramón Rojo González, en el puesto 21 de la candidatura de Irun, por el asesinato de Francisco Gil Mendoza en 1991.

Como suplentes figuraban los condenados por la colaboración en el asesinato de José Antonio Torre Altonaga, en Mungia, y Lander Maruri Basagoiti, en Zierbena.