Evergrande, la que fuera una de las mayores inmobiliarias chinas, parece llegar al final de la escapada. Asfixiada por una deuda de 328.000 millones de dólares (unos 302.000 millones de euros), la justicia de Hong Kong ha ordenado este lunes la liquidación de la compañía, tal y como reclamaban sus acreedores, después de más de año y medio de intentos infructuosos de reestructuración de su deuda extraterritorial (offshore).

“Es el momento de que este tribunal diga basta”, ha argumentado la juez Linda Chan en su decisión, que aún es recurrible, según recoge el diario hongkonés South China Morning Post. La compañía, con sede en la ciudad de Guangzhou (o Cantón), había logrado persuadir en el pasado a las autoridades de que le diera más tiempo para renegociar, y se le habían concedido hasta siete prórrogas, la última en diciembre.

El golpe de la liquidación se ha sentido de inmediato en la bolsa hongkonesa, con el desplome de las acciones de la inmobiliaria y sus filiales, hasta la suspensión de su cotización. La caída de Evergrande, considerada la promotora más endeudada del mundo, y en cuyo rescate por parte de Pekín han creído hasta el final algunos analistas, es un signo más del momento crítico que atraviesa el sector en China.

La juez ha nombrado a Edward Middleton y Tiffany Wong Wing-sze, de la consultora Alvarez & Marsal, como administradores judiciales. Ambos serán los encargados de vender todos los activos posibles para satisfacer las demandas de los acreedores, aunque su margen de maniobra podría ser limitado en China continental, donde se encuentran una parte significativa de los activos e inversiones de la empresa.

Evergrande cuenta con 1.241 proyectos inmobiliarios en venta en distinta fase de desarrollo, según la memoria de 2022, publicada el pasado verano. La necesidad de hacer caja chocará además con un sector en horas más que bajas en el gigante asiático, donde los inicios de nuevas construcciones se han desplomado un 59% desde principios de 2021; la inversión inmobiliaria ha caído un 9,6% en 2023 y, en diciembre, el 89% de las ciudades chinas registraron caídas de precios en el sector, según datos explotados por los analistas de la financiera Convera.

Evergrande “ha hecho todo lo posible para defenderse de esta petición de liquidación en el extranjero”, ha asegurado Siu Shawn, director ejecutivo de la firma, al medio chino 21st Century Business Herald. También ha reconocido que las operaciones del grupo “se enfrentan a enormes dificultades y sus recursos son extremadamente limitados”. Pero ha asegurado que “seguirá esforzándose por hacer todo lo posible para garantizar la estabilidad de los negocios y las operaciones” en China continental, y promover “la entrega de edificios”.

La decisión del tribunal hongkonés nace de una demanda iniciada en junio de 2022 por la firma Top Shine Global, para recuperar una deuda millonaria derivada de unas inversiones fallidas en 2021. Para entonces, el que había sido hasta poco antes la mayor promotora de China había comenzado a mostrar los costurones de la burbuja del ladrillo. El grupo inmobiliario fundado en 1996 por Xu Jianyin —hoy bajo arresto domiciliario—, había crecido al calor del desarrollismo chino y los años dorados de la construcción. Pero entró en 2021 en una grave crisis de liquidez e incurrió a finales de aquel año en su primer impago de deuda en dólares.

Evergrande comunicó en agosto pasado unas pérdidas de 33.012 millones de yuanes (4.198 millones de euros) en el primer semestre de 2023. Solo una semana antes había anunciado que se acogía a la ley de bancarrota en Estados Unidos. A principios de septiembre, su principal subsidiaria, Hengda Real Estate, comunicó que se enfrentaba a al menos 1.931 litigios por un importe de 437.743 millones de yuanes (56.430 millones de euros). Poco después, la policía china detuvo, por primera vez, a varios empleados de Evergrande Financial Wealth, el brazo financiero de la promotora, y solicitó la colaboración de los “inversores” para cursar sus “quejas”. A finales de septiembre, trascendió que el fundador de la compañía, un hombre hecho a sí mismo, hoy amante de los yates, pero nacido en 1958 en una aldea rural surcada por el hambre durante la trágica época del Gran Salto Adelante, se encontraba bajo vigilancia policial. Comenzaban a escribirse los últimos capítulos del libreto de la gran burbuja inmobiliaria china.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_