Johann Zarco vio la oportunidad de su vida cuando su compañero Jorge Martín, escapado toda la carrera, se quedó sin neumático trasero de sopetón y perdió su arriesgada apuesta para dar un golpe al Mundial. El piloto francés, en su carrera 120º en MotoGP, se proclamó por fin ganador tras una última vuelta de infarto en el GP de Australia adelantado al sábado. A sus 33 años, el de Pramac Ducati desató emociones encontradas en el garaje del equipo, encantados con un triunfo más que merecido tras 19 podios en la categoría reina sin pescar el premio grande. En cuanto al Mundial, y a falta de cuatro pruebas, Pecco Bagnaia toma ventaja (27 puntos) sobre Jorge Martín.

La decepción también estuvo presente el box, ya que Martín cayó a plomo tras dominar con puño de hierro la prueba y terminó quinto tras haber liderado todas las vueltas. Pecco Bagnaia, su gran rival por el título, supo capear las malas sensaciones encima de la moto y aguantó con la caña preparada para terminar segundo en un podio repleto de alegrías. Fabio DiGiannantonio, ahora mismo sin moto para el próximo curso, firmó también su primer cajón en la categoría con el asiento que el año que viene ocupará Marc Márquez. “¿A dónde va?”, pensó el de Honda, otro que eligió también la goma blanda, cuando vio que el aspirante al título se escapaba a todo trapo.

La goma blanda trasera que calzó el candidato madrileño sufrió el desgaste de las 27 vueltas sobre el trazado y se quedó en las lonas en el giro definitivo. Martinator volvió a ser el gran protagonista del fin de semana hasta que perdió de una tacada, como en Indonesia hace una semana, su oportunidad de confirmar su excelente estado de forma y situarse como referencia del campeonato. Cuando parecía que se iba a convertir en el gran vencedor y recortarle un buen puñado de puntos al vigente campeón, fue la caída de rendimiento del neumático la que le privó de los vítores y le propinó otro chasco.

En la fuerte frenada de la curva cuatro, Zarco, sin miramientos a pesar de compartir garaje, le metió la moto y Bagnaia aprovechó su desconcierto para adelantarle y sacarle otros nueve puntos en la tabla. “Solo he tratado de engancharme a Johann, y he aprovechado su adelantamiento a Martín para colarme”, reconoció luego el número uno. DiGiannantonio y Binder también dieron cuenta del español después de haberse visto casi tres segundos y medio por detrás a lo largo de la prueba. Phillip Island, históricamente un circuito de carreras apretadas, se plegó hasta el último suspiro a la voluntad de Martín en un intenso sábado. El de San Sebastián de los Reyes se llevó la pole position con récord, medio segundo más veloz que el resto, y demostró que tenía mucho más que sus rivales.

El madrileño puso goma blanda en el eje trasero para ganar en agarre e intentar escaparse, el guion que él esperaba para la prueba. Así lo hizo y tras mantener la primera plaza en la salida, pronto se escapó a más de un segundo del resto. En el ecuador del gran premio, superaba a Binder y el resto de perseguidores por tres segundos. “Jorge tiene un poco más que el resto”, reconocía Paolo Ciabatti, director deportivo de Ducati, antes de la salida. El más rápido, sin embargo, es el que llega primero a meta. “No hemos tomado la decisión correcta, ahora es fácil verlo desde fuera. No esperaba ese bajón de la goma”, analizó Martín. “Está claro que a partir de ahora habrá que ir con las mismas armas sin excepciones”, añadió. Lección aprendida.

A cinco giros del final, Martín mantenía 2,5 segundos sobre los perseguidores, pero resultaba evidente que la moto estaba cada vez más peleona. Olieron sangre el resto, y en la penúltima vuelta Zarco parecía echarle un capote a su compañero colocándose segundo y manteniendo a raya a Bagnaia. El francés tenía otra idea y vio muy claro el bajón de Martinator. No dudó en lanzarse a por todas hacia su primera victoria y en un giro le recortó más de un segundo para situarse a tiro y abrazar la gloria.

“Es una buena sensación. Es difícil de creer, pero por fin llega esta primera victoria”, declaró Zarco en el parque cerrado. Ahora que abandona Ducati y se va a la Honda satélite, el piloto de Cannes se dio un verdadero homenaje en uno de los circuitos más complejos y bellos de MotoGP. El constructor italiano no ganaba aquí desde 2010 con Casey Stoner. Campeón de Moto2 en 2016, hacía siete años que no saboreaba las mieles de la victoria. “Necesitaba al menos un triunfo con la mejor moto de MotoGP. Cuando me han venido a felicitar el resto de compañeros, ahí sí me he emocionado”, comentó el veterano piloto, el quinto francés que gana en la categoría reina.

En un fin de semana atípico, ya que desde 2015 no se competía en sábado, el desenlace fue de traca. Bagnaia, que llegó a verse con el agua al cuello y necesitó pasar por la primera clasificatoria rumbo a su tercer puesto en parrilla, gestionó con sabiduría y aumentó su ventaja sobre Martín al frente del Mundial. “Siempre estamos ahí, en los buenos y malos momentos”, celebró. El italiano cuenta ahora con 27 puntos sobre el español, al que le sobró una vuelta y otra caída, en esta ocasión del rendimiento de su neumático trasero, para llevarse el gato al agua. Márquez decidió disfrutar 10 vueltas al máximo, llegando a ser quinto, a sabiendas de que el ritmo impuesto por cabeza de carrera le iba a destrozar la goma. Finalizó 15º descontando los días que le quedan a lomos de la tortuga japonesa.

Dorna aprovechó la mejor concreción del parte meteorológico del domingo para adelantar las tres carreras restantes del fin de semana una hora con la intención de capear el temporal. La prueba de Moto3 se disputará a la una de la madrugada peninsulares, la de Moto2 a las 2:15h y la sprint de MotoGP a las 4:00h. Se esperan fuertes rachas de viento con posibilidad de lluvia, motivo por el que se decidió intercambiar la disputa de la carrera larga con la sprint de forma excepcional.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *