El Antiguo Régimen también tenía su régimen de pensiones, pensionistas “a” el rey. Y las mismas dificultades para conseguir financiación, informa Antoine Reverchon en su columna.