Rodeado por los cuadros de Antoni Tàpies, de quien en diciembre se celebró el centenario de su nacimiento, el Mobile World Congress (MWC) ha dado este domingo su pistoletazo de salida con la tradicional comida previa al inicio del congreso, que empezará este lunes y espera reunir hasta el jueves a más de 95.000 visitantes en las instalaciones de Fira de Barcelona en L’Hospitalet de Llobregat. Representantes de la política, del mundo empresarial y tecnológico y de los emprendedores se han dado cita en la Fundación Antoni Tàpies para calentar motores de un congreso que aterrizó en Barcelona hace 18 años, cuando los más innovador eran aparatos como los móviles de Nokia, y se ha celebrado anualmente —con la excepción de 2020 por la pandemia— hasta convertirse en un encuentro en el que los móviles han cedido el protagonismo a la robótica, la inteligencia artificial o la red 5G. La trayectoria del MWC también se explica por los intentos de acercar el congreso a la ciudadanía y situar a Barcelona como polo de innovación. “Creemos en la tecnología como motor del progreso”, ha dicho en la comida Francesc Fajula, director de la Fundación Mobile World Capital.

A la comida han acudido el ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública, José Luis Escrivà, el alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y en el último momento también el organizador del MWC, John Hoffman, cara visible de la patronal de la industria del móvil GSMA. Todos han destacado el salto adelante que ha dado la capital catalana en cuanto a innovación en estos 18 años, y el papel que en ello ha tenido el congreso de móviles. “Cuando vinimos a Barcelona no existía este ecosistema”, ha dicho Hoffman. Fajula ha destacado “el innegable potencial de futuro que tiene la ciudad” y ha apostado por un “uso humanista de la tecnología” que ayude a afrontar los retos éticos, sociales, económicos y de sostenibilidad que el progreso tiene asociados.

El recinto de Gran Vía de la Fira de Barcelona el dia antes que abra las puertas el Mobile World Congress (MWC).Albert Garcia (Albert Garcia)

Collboni, que asistirá a esta edición del congreso por primera vez como alcalde, ha querido marcar un punto y a parte y un nuevo comienzo con respecto a los años anteriores —pese a que estuvo en el equipo de gobierno en las anteriores legislaturas—: “Barcelona ha vuelto. Ha vuelto para compartir y para competir”. Collboni ha expresado que la capital catalana “es el lugar donde hay que estar si tienes un proyecto tecnológico, si te quieres formar o si quieres invertir”, y ha destacado el papel que ha tenido la Mobile World Capital —que ha organizado este encuentro previo al congreso— para “hacer que Barcelona sea un auténtico polo de innovación”. “El objetivo es crear riqueza y generar puestos de trabajo con valor añadido, y lo hemos conseguido”, ha apuntado el alcalde.

En sus intervenciones, tanto Escrivà como Aragonès han hecho referencia a la trayectoria de Antoni Tàpies. “Era un barcelonés universal, y ese es el espíritu que tiene también el MWC”, ha dicho el ministro, quien también ha hecho un llamamiento para hacer frente desde un punto de vista regulatorio a todos los avances tecnológicos que impactan en la sociedad: “Tenemos que lograr un gran consenso, decidir entre todos donde ponemos los límites a esta tecnología tan transformadora”. Aragonès ha citado una frase del artista, “el mundo solo avanza si lo empujamos”, para poner de relieve el papel transformador de la tecnología y del congreso: “El impulso del sector tecnológico es una apuesta estratégica de país, igual que lo es la reindustrialización de Cataluña, que tiene que ser digital. Hoy puedo anunciar que el presupuesto de la Generalitat tendrá por primera vez más de 1.000 millones de euros dedicados a innovación, investigación y desarrollo”, ha dicho el president, pese a que todavía no tiene asegurados los apoyos políticos para sacar adelante las cuentas de 2024.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal