Bis repetido. En la encuesta Ipsos Sopra-Steria sobre la relación de los franceses con los impuestos, realizada para la Asociación para la Fundación Internacional de Finanzas Públicas (Fondafip) y El mundo, el tema del impuesto de sucesiones da lugar, como suele ocurrir, a respuestas contrastantes. Si bien este impuesto se considera el menos justificado entre los diez gravámenes probados, por detrás del CSG y la contribución a la radiodifusión pública (suprimido desde 2022), la proporción de encuestados se reduce: el 74% de los encuestados encuentra la sucesión de derechos. » en cambio « nosotros «completamente injustificado»en comparación con el 83% en 2018 y el 80% en 2013.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Ante el impuesto, los franceses siguen siendo críticos pero menos que antes

Para una cuarta parte de los encuestados (26 %), gravar la herencia tiene sentido, por el contrario, en comparación con solo el 17 % hace cinco años. Esta proporción incluso se eleva al 42% para los partidarios de izquierda.

En detalle, el 90% de los encuestados cree «es necesario que este impuesto no sea demasiado alto», bajo el argumento de que es normal pasar el dinero a los hijos, revela la investigación. Asimismo, el 86% valida la idea de que este impuesto reduce «es una medida justa», en la medida en que el dinero transmite un impuesto ya cuando se ganó.

Por el contrario, si el 64% de los encuestados comparte la opinión de que rechaza el impuesto de sucesiones «beneficia principalmente a las personas con una riqueza significativa»son solo el 45% para contrarrestar la última afirmación probada en la encuesta: “Si estamos a favor del mérito y de la reducción de las desigualdades sociales, el impuesto de sucesiones debe ser alto”carro “No es normal que alguna riqueza sea solo porque sus padres eran ricos”. Por lo tanto, la mayoría de los franceses dice que no está de acuerdo con esta idea, que sin embargo se coloca bajo el signo de la justicia social.

Desconocimiento del sistema

«Llama la atención: los dos primeros argumentos -‘queremos pasárselo a nuestros hijos’ y ‘el dinero ya ha gravado’- son mucho más fuertes que el último», enfatiza Brice Teinturier, Director General Adjunto de Ipsos, según quien “Cuando se trata de herencias, nos encontramos ante algo muy personal, la gente no se imagina que entre las dietas, los seguros de vida y lo que puedes dejar en vida, muchos de ellos ya no se ven afectados por el impuesto de sucesiones”.

Este desconocimiento del sistema actual no es nuevo. Los impuestos sobre sucesiones y la idea de subirlos son particularmente impopulares, en todos los niveles de vida combinados, mientras que los economistas no han dejado de subrayar hasta qué punto el sistema actual favorece la concentración de la riqueza. La mitad de los franceses en Francia heredan menos de 70.000 euros -mientras que en la línea directa el impuesto empieza en 100.000 euros-, frente a los 500.000 euros del 10% más rico, recordaba un estudio del Consejo de Análisis Económico de diciembre de 2021. Problema: la La alta tributación de los montos indirectos en línea (transmisión a sobrinos, nietos o hijastros) desdibuja la percepción: estos montos representan el 10% de los montos gravados, pero el 50% de los ingresos del Estado.

Te queda el 24,04% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.