En nuestro sitio web, utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Una cookie es un archivo de texto pequeño que se almacena en tu ordenador o dispositivo móvil cuando visitas nuestro sitio. Estas cookies nos permiten recordar tus preferencias y ofrecerte una experiencia personalizada, adaptada a tus necesidades y gustos.

ante los senadores, los principales beneficiados luchan por justificarse

Después del patrocinador -el prefecto Christian Gravel, secretario general del Comité Interministerial para la Prevención de la Delincuencia y la Radicalización (CIPDR)-, fue el martes 30 y miércoles 31 de mayo para los beneficiarios del fondo Marianne, creado a raíz del ataque terrorista asesinato de Samuel Paty en 2020, para explicarse ante la comisión de investigación del Senado en torno al empleo de esta persona de 2,5 millones de euros.

Varias investigaciones periodísticas revelaron que la atribución como destino de este dinero por parte de algunas asociaciones de beneficiarios presentaba graves irregularidades. Una investigación administrativa, así como una investigación judicial por «malversación de caudales públicos», Tras estas revelaciones se transmitieron «abuso de confianza» y «obtención ilegal de intereses».

Lea el descifrado: Artículo reservado para nuestros suscriptores Fondo Marianne: una investigación judicial abierta, en particular por «malversación de fondos» y «abuso de confianza»

Las primeras asociaciones escuchadas el martes, Fab Cívica, Fraternidad General o el Observatorio de la Conspiración, cuya labor es reconocida desde hace años, habían podido sin detallar el uso que habían hecho del fondo. Para las dos estructuras audicionadas el miércoles por los senadores, el ejercicio resultó ser más difícil. La Unión de Sociedades de Educación Física y Preparación Militar (USEPPM) y Reconstruir el Común son, sin embargo, con 355.000 y 330.000 euros respectivamente, los dos mayores beneficiarios del fondo.

“Mi primera solicitud de subvención”

El principal líder de la primera, Mohamed Sifaoui, no estuvo presente ante los senadores » por razones de salud «. Fue por tanto el presidente de la USEPPM, Cyril Karunagaran, quien defendió la súbita motivación de esta estructura, nacida en 1885, de embarcarse en el «contradiscurso republicano», siguiendo una propuesta del «Oficina de Marlene Schiappa», entonces ministro responsable de la ciudadanía, que A pidió al Sr. Sifaoui que lanzara una iniciativa de respuesta en las redes sociales. «Un proyecto ambicioso que requirió recursos considerables»explica el Sr. Karunagaran.

Lea también: Fondo Marianne: las cuestiones del caso de Marlène Schiappa

El expediente se arma en unos pocos días, lo que conduce a » errores «, reconoce. Partiendo de un presupuesto demasiado ambicioso -la asociación, que hasta ahora contaba con un presupuesto anual de unos 50.000 euros, pide al CIPDR 1,5 millones de euros en tres años- que deberá reajustarse tras una primera negativa. Esta es mi primera solicitud de subvención. justificar al Sr. Karunagaran, que proviene del mundo empresarial. Además, la asociación tuvo que encontrar otros socios financieros para poder recibir los fondos. “En una discusión tenida”asegura su presidente, pero ninguno ha sido liberado. “¿Cómo se puede iniciar un proyecto sin estar seguro de tener las sumas previstas? », pregunta el presidente de la comisión de finanzas, Claude Raynal (Partido Socialista).

Le queda por leer el 44,21% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.

By Henry Valdivia

Puede interesarte